Diario de un chef: ¿Cómo llegué a trabajar en un crucero?

¿A quién no le gusta vivir experiencias fuera de lo común? Esas que nos libran de nuestra zona de confort y nos dejan las mejores lecciones. Con esa iniciativa, mientras estudiaba la Licenciatura en Artes Culinarias, decidí que algún día trabajaría en la cocina de un crucero.


¿Con qué inicie? Tomando una decisión más: el puesto que quería era ser Chef en jefe. Hablando con mis primeros profesores de la carrera, me recomendaron que debía empezar a conocer todo lo relacionado a la cocina, sin descuidar el área administrativa y por supuesto aprender un nuevo idioma.

 

Los 4 años de la carrera los dediqué enteramente a crecer como Chef, recuerdo muy bien que estudiaba de mañana y apenas terminaban las clases iba de prisa a las prácticas o el trabajo que en su momento tuviera.

 

Es difícil a veces recibir consejos si no conoces a las personas adecuadas, por lo que si tienes la misma meta que yo, quiero compartirte los tips que recibí y aprendí en este tiempo:

  • Para trabajar en un crucero debes cumplir con algunos años de experiencia, así que no te detengas a conseguirla.
  • Debes graduarte, no abandones la escuela por más difícil que parezca.
  • Comienza a enfocarte, conoce gente y acércate a trabajos que puedan darte pistas para lograr tu meta.

 

Esos consejos me permitieron poner la vista en metas a corto plazo: buscar trabajos, estudiar y practicar, aprender siempre más. Cuando menos me di cuenta ya estaba graduado y trabaja en un buen restaurante de la ciudad de Mérida, me encontraba estable y más tranquilo para prestar atención a algo que descuide.


Mientras muchos de mis compañeros ya tenían un nivel de inglés e inclusive francés avanzado, yo aún tenía mucho camino que recorrer. Era necesario resolver esto si quería llegar a un crucero internacional. Aproveché mis tiempos libres y me sacudí el miedo de practicar con algunos colegas. Sin darme cuenta estaba superando un reto más.

 

Dos años luego de graduarme y perfeccionar mi inglés, por fin saldría la oportunidad que tanto esperaba: Uno de mis jefes anteriores me recomendó para un puesto en la cocina de un crucero, no era uno grande pero sabía que era el inicio para escalar y por fin experimentar mi meta.

 

Gracias a mis esfuerzos durante los últimos años, fue sencillo conseguir diversas recomendaciones, demostrar cuán bueno era mi inglés y toda mi experiencia laboral que desde estudiante me esforcé en conseguir.

 

Lo logré, tenía el puesto y lo disfruté, sin olvidarme que todos los días seguía trabajando para escalar aún más. Ninguna carrera es sencilla si tus metas son grandes, pero es ahí dónde comienza y sucede toda la diversión de tomar un camino diferente.

 

Seguro te preguntarás qué pasa exactamente ahora en mi vida. Bien, sólo puedo pedirte que me desees mucho éxito, estoy apunto de comenzar a ser Chef en jefe. Te saludo y por supuesto, también te mando mucho éxito desde un crucero en algún punto del pacífico.

 

¡Te recomendamos seguir leyendo!

Revisa nuestra entrada previa:
«
Revisa nuestra siguiente entrada:
»