Hábitos que aprendí de la escuela de cocina

Hay habilidades que se aprenden en la escuela, las cuales son valiosas todos los días, pero existen otras tantas que es mejor guardarlas en la alacena hasta que sea el momento preciso. Pero hay otros hábitos que uso a diario y creo que es momento de compartirlas.

 

  • Agrupo mis movimientos de preparación: Antes de estudiar la licenciatura hubiese pelado, cortado y picado cada cebolla para luego pasar a otra, sin embargo, uno de los hábitos más importantes que adquirí fue el de agrupar. Básicamente es tomar la cantidad de verduras o frutas, en este caso cebollas, para pelarlas, cortarlas y picarlas, después pasar al ingrediente que sigue y repetir el procedimiento. 

  • Mantengo cerca mi toalla de cocina: Para mí, la toalla de cocina es un instrumento muy importante cuando preparo alimentos. Suelo ponerla en mi hombro o en las cuerdas de mi delantal porque lo uso con mucha frecuencia, ya sea para el soporte de una olla caliente, estabilizar algún tazón o limpiar los derrames. Créeme, es una herramienta muy útil y cómoda, además de que evito comprar servilletas o papel higiénico para ayudar al medio ambiente, a la vez que me ahorro una buena cantidad de dinero. 

  • Pulo mis cuchillos: Cuando me preguntan sobre el cuidado de mis cuchillos, siempre respondo que es más importante pulirlos que afilarlos. ¿Por qué? Es muy sencillo, ya que cuando les das un uso regular, no es necesario sacarles más filo de lo que tienen, sino de afinarlo.  Al pulir la cuchilla lo que realmente se está logrando es que las pequeñas partes dobladas se alineen, en cambio al afilar, lo que realmente estás haciendo es eliminar pedacitos de tu utensilio. Claro que es importante decirte que si utilizas el cuchillo con una gran frecuencia, entonces sí, debes afilarlo de manera habitual. Si no es así, con una o dos veces al año basta. 

 

  •  Uso bastantes tazones pequeños al cocinar: Al momento de cocinar, aún sabiendo que tengo todos los ingredientes y las porciones adecuadas, me gusta sacarlos, alinearlos y medirlos para asegurarme de que está todo listo.  No siempre mido los ingredientes; por ejemplo, para la sal y pimienta me gusta ir probando y combinando hasta llegar al sabor que deseo. Sin embargo, mantener ordenados los ingredientes de esta manera me es útil porque hace que los procesos de cocción sean más uniformes desde que comienzo a cocinar, además de que es una forma para saber cuándo requiero comprar más cantidades de cada insumo. 

  • Apago el fuego cada vez que lo necesito: Al estar aprendiendo fue muy común sentirme nervioso o inseguro, incluso a veces me pasa, pero confío en que casi siempre puedo apagar el fuego y volver a comenzar. También es factible hacerlo si consideras que tu técnica no está funcionando o si necesitas salir a comprar algún ingrediente que pasó desapercibido.  Debes saber que esto no aplica siempre, pues hay alimentos y procedimientos que, al detenerlos, pueden perjudicarse por lo delicado que son. Pero descuida, la mayoría de los ingredientes y técnicas si te permitirán detenerte para tomar un respiro. 

 

  • Le pongo etiquetas a todo: De los hábitos más importantes que aprendí fue ponerle nombre y fecha a cada recipiente que esté en el congelador pues con ello he logrado identificar los productos e insumos que tengo disponibles, así como los que podrían descomponerse pronto. Te animo a hacerlo, etiqueta con nombre los productos que tienes en refrigeración y agrégales la fecha en la que los compraste, utilizaste e incluso cocinaste. Esto te llevará a mantener todo en orden y bajo control en tu espacio de trabajo. 

 

  • Rectifico la sal cuantas veces sea necesario: Debes saber que verter la sal es un proceso y no simplemente un paso. Saber agregar sal es de las técnicas más valiosas que aprendí, pues tener esa conexión táctil de la cantidad de sal para vertir, es mucho más útil que confiarle la tarea a un agitador o recipiente. Prueba una y otra vez los alimentos que preparas, de tal manera que puedas regular los sabores a tu sazón. 

 

Estos son los hábitos más valiosos que adquirí en estudiando para ser chef con los cuales he mejorado día con día mi técnica culinaria.  Si lo que tu deseas es destacar en las Artes Culinarias, conocer más técnicas de cocina y mejorar tu habilidades, ¡no lo dudes!, la Escuela Internacional de Chefs te brindará las herramientas necesarias para lograr tus objetivos.

Tal vez te pueda interesar: Todo sobre las becas de EIC  ¿Qué necesito para inscribirme a La Internacional de Chefs? 

¡Te recomendamos seguir leyendo!

× ¿Necesitas más información?