La cocina: ¿hobby o carrera profesional?

El abanico de opciones para estudiar una carrera se ha ampliado en los últimos años, y Artes Culinarias se ha convertido en una de las opciones más atractivas para los jóvenes que ven en esta opción, una manera de prepararse profesionalmente para este mercado laboral.
Aunque este tipo de dudas se han ido disipando con el tiempo, aún existe mucha confusión con respecto a estudiar gastronomía en un sentido formal en contraste a dedicarse a la cocina como un hobby o por gusto, ya que no se distinguen las aspiraciones, objetivos y posibilidades de entre ambas opciones.

Para esclarecer este tema y orientar tanto a jóvenes como cualquier persona confundida, te explicamos las diferencias entre dedicarse a la cocina como hobby o carrera profesional en los siguientes puntos:

Objetivos
La más grande diferencia entre aproximarse a la cocina de manera profesional de un hobby es la finalidad. Como hobby se puede cocinar para la familia, los amigos y el disfrute personal, pero una preparación formal no sólo mejora la técnica personal, sino que brinda herramientas para enfrentarse al mundo laboral, ya sea como trabajador o emprendedor. Si bien, ambos aprendizajes pueden requerir de pasión, en una preparación formal además se necesita de constancia, disciplina y disposición para seguir aprendiendo; elementos indispensables para todo aquel que vea a la gastronomía como una forma de ganarse la vida.

Formación completa
Estudiar gastronomía en el contexto actual involucra mucho más que simplemente cocinar, a diferencia del aprendizaje por pasatiempo. Las escuelas más completas de Artes Culinarias complementan la formación gastronómica con administración de recursos, de personal, e incluso con antropología y responsabilidad social, dando lugar a profesionales que pueden ser capaces de trabajar en la mejor de las cocinas y de igual manera crear su propio negocio.

Otras experiencias
Las escuelas profesionales ofrecen experiencias adicionales en la formación de un estudiante, como lo puede ser un intercambio (dentro o fuera del país), la oportunidad de prepararse en instalaciones propias a través de cursos y diplomados. Poseer estas en un currículum puede hacer la diferencia entre el tiempo de ascensión en el mundo laboral.

Como ves, hay serias diferencias entre dedicarse a la cocina como hobby y como carrera profesional, pero como te habrás dado cuenta, cocinar de manera amateur por el gusto de hacerlo puede ser el primer paso para la profesionalización. Si ya tienes interés en el ámbito culinario y además sientes esa necesidad de ir un paso más allá de tus conocimientos y disfrute actual, deberías considerar que esta podría ser la carrera ideal para ti.

 

 

¡Te recomendamos seguir leyendo!

Revisa nuestra entrada previa:
«
Revisa nuestra siguiente entrada:
»
× ¿Necesitas más información?