La historia del sandwichón

En una típica fiesta infantil de Yucatán no puede faltar el famoso “platillo”, que regularmente se conforma de una rebanada de pastel, spaghetti, tamales y un platillo singular de origen yucateco llamado “sandwichón”. Pero, ¿quién es el creador de este pan y cómo llegó a sobresalir dentro de  la gastronomía regional?

 

Se puede decir que el sandwichón es hijo del sándwich, pues este último se origina en Europa. Con la llegada de los colonizadores al continente americano, traen consigo la hogaza de pan blanco, además de las carnes frías, lácteos y otros elementos que, para ese entonces se utilizaban en la elaboración del emparedado, pero que  tiempo después darían vida a nuestro ya mencionado platillo yucateco.

El pan de caja o de hogaza blanca llegó a revolucionar las festividades en la región, pues antes de este elemento, se servían tacos o tortas de pan francés de relleno negro, cochinita o cualquier otro plato que sirviese de embutido al instante. Sin embargo, utilizar este nuevo tipo de pan, permitía a los organizadores de fiestas, realizar sándwiches mucho antes de que comenzaran las celebraciones, pues este ingrediente era blando y fácil de manejar, además de que mantenía su frescura, por lo que los sándwiches de igual forma conservaban su buen sabor. 

 

La panificación en Yucatán es relativamente nueva, y uno de los más reconocidos panaderos del estado es quien elabora por primera vez un sandwichón. Se trata de don Petronilo Vázquez Madera, originario de Cansahcab, un poblado que se ubica al nororiente del Estado.  Para la década de los 40, Vázquez Madera funda la panadería “La Reina”,  en el Barrio de San Cristóbal de la ciudad de Mérida. Es ahí donde obtiene fama y prestigio entre los parroquianos de la zona, otros panificadores, y en general, de los meridanos. 

 

Don Petronilo siempre buscó la innovación en sus productos. En los años 50, aprovechando el pan de caja, también conocido “pan de molde”, elabora otro postre típico llamado “arrolladito”. Pero es hasta la década del 70 que este ilustre panadero yucateco prepara el bocadillo que le dio gran fama: el sandwichón.

 

La elaboración de este bocadillo consiste en colocar varias rebanadas de pan de molde sin corteza, una sobre otra tomando como referencia lo largo de la base en donde se prepara. Luego se pone encima un porción de carnes frías, las cuales abarquen la extensión del sandwichón. Como tercer paso, se cubre por completo con una mezcla de cremas y lácteos; para finalmente, adornarlo con pimientos y chícharos.  

 

Existen tres tipos de sandwichón: 

 

  • Sandwichón de queso: es elaborado con una mezcla de queso americano, daysi o fundido y tiene como relleno el jamón. Puede también contener paté únicamente.
  • Sandwichón de escabechado: esta variante solo difiere en que su relleno consiste en pollo asado, condimentado y  desmenuzado con cebolla, similar al escabeche.  Se recubre con papa o mayonesa, adornado de aceitunas y pimientos.
  • Sandwichón confeti: se trata del más popular en la actualidad, y es preparado con diversos tipos de paté, quesos y carnes: se combinan sabores dulces o salados dependiendo del gusto. Se recubre con queso crema y se adorna con nueces, cerezas o pasas. 

 

El sandwichón es un pan que nunca falta en las celebraciones yucatecas, y actualmente es considerado un bocadillo que cruza fronteras nacionales e internacionales, permitiendo que Yucatán sostenga los títulos que galardonan a su cocina regional.

 

Tal vez te pueda interesar:


¡Te recomendamos seguir leyendo!

× ¿Necesitas más información?