¿Se puede vivir de la cocina?

Una duda que ataca siempre a los jóvenes es si aquello que quieren estudiar, su pasión, lo que los mueve, les dará para poder vivir de eso. Los miedos son muchos y están bien fundamentados: si la economía está cambiando, la alta competencia en el mercado laboral, no tener lo que se necesita para un trabajo. Sin embargo, dentro el mundo de las artes culinarias, con dedicación, ingenio y perseverancia, se logrará llegar muy lejos aún con muy poco.

 

¿Por qué?

Las escuelas de gastronomía en Mérida no solo buscan que los jóvenes desarrollen la mejor técnica para desenvolverse en un mercado de trabajo exigente. Estas también crean cocineros preparados para adaptarse a las empresas en auge como son los restaurantes, los hoteles, bares, cruceros, entre otros.

Muchos de los cuales están enfocados en el turismo, gran centro de inversión para micro y macro empresarios en la península yucateca.

A su vez, los chefs se encargan de responder a las necesidades de la actualidad: ya sea al crear menús adaptados a una sociedad que busca mejorar su calidad de vida comiendo productos sanos, así como respondiendo a las últimas tendencias y vanguardias dentro del mundo culinario.

Estudiar una licenciatura en gastronomía le otorgará al futuro gran cocinero no solo la oportunidad de afinarse en tal arte, mejorando tanto en técnica como en sabor, sino también a saber desenvolverse en materias diversas como química, derecho y administración, fundamentales para el crecimiento integral del estudiante.

 

Todas estas le servirán para crear desde nuevos platillos hasta la gestión y coordinación de restaurantes propios, en hoteles y servicios de catering, siendo así una de las carreras más adaptables tanto a nivel nacional como internacional.

Después de todo, un buen cocinero aprenderá a deleitar a los paladares más exigentes no solo con comida internacional, sino también llevando los sabores nacionales y regionales a cualquier otra parte del mundo.

 

En la actualidad no basta con estudiar una “buena” carrera. Para vivir de algo se necesitan agallas, ingenio, pasión y mucha dedicación. La cocina tiene muchas grandes ventajas: la versatilidad, el amplio campo de trabajo, pero, sobre todo, permite que las personas que ahí se desarrollen logren con la experiencia, escalar a mejores puestos donde se les permita dejar correr libre su imaginación en deliciosos platillos.  

 

No solo se puede vivir bien de la cocina, sino también, se puede hacer de esta, el trabajo más satisfactorio que una persona podría tener.

¡Te recomendamos seguir leyendo!

Revisa nuestra entrada previa:
«
Revisa nuestra siguiente entrada:
»