¿Te gusta la repostería? Para ser mejor repostero, estudia Artes Culinarias

Todas las personas tenemos cierto gusto por la cocina, algunas en mayor medida que otras, pero es un hecho que aquellas que se apasionan por una sola rama tienden a disfrutar más en general sobre este arte. Permítenos hablarte de por qué estudiar Artes Culinarias es una buena idea pese a tu gusto por una sola vertiente de esta carrera.

La oportunidad de tener un título

Comencemos por lo más evidente, si no te has decidido por una carrera y realmente tienes un gusto fuerte por la repostería o cualquier tipo de cocina en general, estudiar la carrera es una buena opción. En ella aprenderás todavía más de lo que te apasiona, como lo es hacer postres, todo esto mientras trabajas por un título universitario. 

Aumentarás tus conocimientos en repostería

Podrás pensar que por estudiar Artes Culinarias te concentrarás únicamente en cocina caliente, entradas o platos fuertes, pero la realidad es que la carrera contempla materias que profundizarán tus conocimientos no solo en repostería sino también en ramas afines. En la Internacional de Chefs, por ejemplo, contarás con las materias como Alta Repostería, Panadería, Chocolatería que reforzarán no solo tus conocimientos sino también tus gustos y técnicas por este fino arte. 

Puedes perfeccionar tu gusto.

Si de por sí ya tienes cierto amor por la repostería, estudiar una carrera en Artes Culinarias hará que tus habilidades se potencialicen y tu conocimiento teórico y práctico aumente. Si en algún momento te ha llamado la atención hacer cierto platillo pero no has podido por falta de habilidad o de confianza con ciertos utensilios, la carrera puede quitarte ese miedo y brindarte las habilidades para hacerlo. Sin mencionar que, a la larga, podrás utilizar dicho conocimiento adquirido para preparar platillos que no sean necesariamente de repostería, como para una ocasión especial.

Oportunidad de descubrir más gustos

Explicar esto puede ser difícil así que te contaremos la experiencia de un par de nuestras alumnas. Ellas antes de entrar a la carrera, ya tenían cierta pasión por la repostería: preparar cupcakes, brownies, el postre que te imagines, así que decidieron entrar a la carrera. Una vez estudiando gastronomía, otros tipos de cocina se ganaron su corazón y ahora no sólo sienten deseos de hacer postres, sino que les comenzó a gustar freír o asar. La razón por la que mencionamos esto es porque a la larga puedes crear combinaciones entre las materias que enseñan en la carrera de gastronomía con la repostería y así innovar en algo que de por sí disfrutas mucho.

Estos puntos sobre por qué estudiar Artes Culinarias dado tu gusto por la repostería es aplicable a otras ramas. Ya sea si tienes cierta predilección por las carnes asadas o platos a la plancha, la Gastronomía puede brindarte lo que necesitas y más para mejorar y disfrutar esa parte de las artes culinarias que tanto amas.

 

Tal vez te pueda interesar:

 

¡Te recomendamos seguir leyendo!

Revisa nuestra entrada previa:
«
Revisa nuestra siguiente entrada:
»